Viernes Abril 25 , 2014
Correo Electrónico Institucional facebook Twitter YouTube Flickr rss feed suscripción RSS al correo electrónico

Costumbres y Tradiciones

La Ciudad de Piñas, conocida también como “La Orquídea de los Andes” está ubicada en un hermoso rincón del Ecuador, siendo uno de los cantones de la parte alta de la Provincia de El Oro; posee un clima muy agradable y se caracteriza especialmente por la hospitalidad de su gente que recibe a propios y extraños con la cordialidad de los Piñasienses.

Cabe destacar que Piñas ha entregado a la Patria grandes hombres y mujeres que con sus valores intelectuales han dado verdadero realce a su tierra natal; prestando su aporte en los diferentes cargos públicos y actividades para las cuales han sido requeridas.

Piñas es  también cuna de grandes literatos y poetas así como de buenos profesionales destacados a nivel nacional.

Por ello y muchas cosas más nuestra querida ciudad resalta, siendo un recuerdo inolvidable para quienes la visitan y un gran orgullo para quienes tenemos la dicha de ser sus hijos.

Hablando de costumbres y tradiciones, empezaremos por la Religiosidad de sus habitantes, tan apegados a la fe católica, pues nuestra iglesia matriz ubicada en el corazón de la ciudad, siempre tiene la visita de sus feligreses que con devoción llegan a entregar en manos del señor: su vida, sus problemas y de los suyos, No pueden faltar las misas de Acción de Gracias para el Divino Niño, La Virgencita y el Señor de los Milagros  o al Santo que favoreció con algún milagro al buen creyente que depositó su fe y recibió su favor.

Es notoria también la realización de la fiesta de la Virgen del Cisne, San José, Virgen de las Mercedes, y otras que acompañadas de misas, procesiones, castillo y la típica Banda de Música de nuestra ciudad que alegra a quienes ahí se reúnen y elevan sus cantos al cielo.

Destacaremos la tradición de todos los años del conocido mes de María, en el cual se rinde homenaje a la madre de Jesús durante todo el mes de Mayo ; efectuándose la misa diaria a las cinco de la mañana, donde no hay sueño, ni frío, ni lluvia, ni cansancio, que impida a los fieles cumplir con su devoción.

Otro acontecimiento es el realizado en Semana Santa, donde se hace un Via Crucis en recordación al calvario de Jesús; subiendo al cerro conocido como Cerro de Cristo, para lo cual fueron construidas las hermosas estaciones que recuerdan todo el sufrimiento de Jesús con la cruz  a cuestas.

En esta celebración también se hace una representación viva de lo que fue tal acontecimiento con el fin de revivir el sentimiento en el corazón  de cada cristiano, valorando el amor  del hijo de Dios por los pecadores. Anotaremos que existen algunas agrupaciones que van de la mano con la iglesia y su Párroco como son: grupos de oración, Infancia Misionera, Grupo Carismático y Movimiento Juan XXIII, muchos más trabajando por la Iglesia y por su prójimo desinteresadamente, por seguir las huellas de Cristo.

Y continuando con las celebraciones de nuestra ciudad; vamos a las Fiestas patronales de Piñas, realizadas cada 24 de septiembre; empezando con el homenaje a nuestra Patrona Virgen de las Mercedes, acompañada de los típicos tendidos que llegan días antes y se quedan para realizar el comercio de ropa, zapatos , vajilla y todo lo que se pueda necesitar, en especial la llegada de los vendedores autóctonos de la Sierra con la cerámica y los tejidos que podemos adquirir y hasta las ricas cocadas, dulces de nuestros hermanos de Esmeraldas, que igualmente llegan por ganarse un sustento económico en estas fiestas .

Pese a la crisis por la que atraviesa el País no falta la gente que por lo menos lleva a casa un recuerdo de la fiesta como comúnmente se dice o asiste a entretenerse un rato en los juegos o en la Rueda Moscovita, que también nos visita y de la cual los niños son los más entusiasmados con los carritos, carruseles, el algodón de azúcar con colorante, o el gusanito que con su pito y luces llena de alegría y nos lleva a recorrer   las calles de nuestra hermosa ciudad.
    
Y tiene que pasar tan solo un mes, para empezar con el pregón de Fiestas de Aniversario de la Cantonización de Piñas que se inicia al final de octubre con su galante elección de la Soberana Piñasiense, conocida a nivel nacional y casi se diría a nivel internacional; pues hasta los Piñasienses ausentes escogen estas fechas para compartir esta alegría desde países lejanos y visitarnos.

Y así cada institución se esmera por ofrecer un programa para nuestra gente. Siempre resalta la elegancia y la distinción de todos quienes hacen dichos actos pues se preocupan que  todo salga de la mejor manera.  También se realiza la conocida competencia automovilística y moto ciclística, al igual que el rodeo montubio esperado por todos.

Son varios días de fiesta que concluye con la sesión solemne en la Alcaldía de la ciudad donde se premia a los más destacados personajes durante el año, como los mejores estudiantes, trabajadores, empleados, y hasta las mejores construcciones para asi incentivar el merecido esfuerzo de aquellos triunfadores.  

Esta se efectúa luego del tradicional desfile Cívico Militar, reuniendo a todas las Instituciones, alumnado de Escuelas, Jardines y Colegios, empeñados en mostrar sus mejores atavíos y destrezas en la conocida  “Banda de Guerra”.

También nos acompañan los militares con su caballería y hasta los tanques de guerra……

Igualmente la Asociación de Ganaderos que traen sus mejores exponentes haciendo sus mejores piruetas para el deleite de quienes desde tempranas horas bajo un sol canicular  que también es tradición en este radiante día, se colocan en las calles por donde ya es conocido que pasará este bonito desfile y finalmente al caer la noche del Reencuentro Piñasiense en donde como lo indica sus nombres nos encontraremos quizá con quienes no nos habíamos visto hace algún tiempo atrás. Y con estos bailes que se realizan en las calles de Piñas se cierran con broche de oro estas tradicionales fiestas; y al siguiente día todo es silencio y calma, porque su gente descansa para reponer sus energías perdidas por tanta algarabía.

Continuando con aquellos detalles que caracterizan a Piñas, nuestra hermosa “Orquídea de los Andes” vamos con la comida tradicional empezando por la famosa sopita de guineo, tan suave y delicada, también es típico el molido de plátano con maní, con el exquisito café para desayunar y quizá para llenar nuestra barriga con el acostumbrado entredía que calma el frío y permite compartir con la familia o con una visita que de pronto llegó y abre así el calor de hogar dulce hogar.
Este entredía también puede ser acompañado por las deliciosas humitas y tamales que son una verdadera delicia, Además nuestro conocido cafecito delicioso al igual  que el maní molido, producto del trabajo tesonero de su gente que también se dedica a laborar el queso, igualmente codiciado por gente  hasta de otras ciudades, pues incluso va bien resguardado en las maletas de nuestros coterráneos que viajan al extranjero.

Hoy también contamos con una fábrica de manjar conocida a nivel nacional, también  orgullo sanamente Piñasiense.

Piñas  posee un Museo Arqueológico, Numismático que guarda celosamente verdaderas reliquias que podemos admirar, contando también con un Orquideario que es propiedad  de un reconocido investigador Piñasiense como es el Lcdo. Rubén Torres Aguilar.

Otra característica es la feria dominical en la cual las calles se llenan de gente que con sus canastos y que cuando vienen de los campos hasta con su alforja y su saquillo para volver a casa con su ración de comida para la semana y de vez en cuando tomarse unos traguitos para olvidar las penas y caer rendidos a dormir en casita, pero contentos y felices porque no faltara el pan del diario para su familia, También se llevará a casa los famosos bocadillos que encontramos en el mercado traídos desde Barrios cercanos a la ciudad y cada cual termina el domingo cansado  y agobiado por el sol radiante que cubre esta alegre feria dominical que también es realizada otra feria el día jueves de cada semana que igualmente lleva  a la gente a abastecerse de los productos de primera necesidad.

Igualmente es muy divertido caminar hasta una de las moliendas típicas donde se elabora el dulce guarapo extraído de la caña de azúcar, ubicados en los Barrios San Roquito, San Jacinto y en algunas Parroquias como Piñas Grande y Moromoro, donde aprovecharemos para comer miel, panela y hasta alfeñique, aquí también se destila el aguardiente de nuestra tierra más comúnmente conocido como mayorca  y el reposado.

Y hablando de caminatas es bueno también llegar al Barrio Lourdes al norte de la ciudad para luego emprender la subida, hacia donde reposa la imagen de la Virgen, un colosal monumento que revive la imagen de la madre de Jesús.

Entre tantas y tantas cosas más que enaltecen los valores de Piñas y su gente; llena de calor humano, sinceridad y especialmente de cordialidad, que es acompañado con la belleza de sus mujeres, la valentía de sus varones, la hermosura y perfume de sus orquídeas que hacen un marco impresionante a este rinconcito de suelo ecuatoriano que abre sus puertas a todo aquel que llegue a visitarlo.